La mejor manera de tratar las alergias a los alimentos es eliminando el alérgeno de la dieta diaria. Sin embargo, el uso de medicamentos para alergia alimentaria ayuda a reducir considerablemente los síntomas que esta produce. Afortunadamente, se cuenta con una amplia gama de productos y presentaciones disponibles según las necesidades y gustos del paciente. A continuación, descubre cómo tratarla.

Medicamentos para alergia alimentaria: 3 opciones disponibles

En la actualidad, el tratamiento recomendado para tratar la alergia alimentaria es evitar el alimento que produce la reacción. No obstante, aunque es una recomendación aparentemente sencilla, es difícil de cumplir. Muchos alimentos contienen trazas o fragmentos encubiertos que pueden desencadenar la reacción. Para ello, según el tipo de reacción que se padezca se pueden usar los siguientes medicamentos:

Medicamentos para alergia alimentaria 3 opciones disponibles

Medicina para alergia alimentaria: Antihistamínicos

Los antihistamínicos son los medicamentos más usados para aliviar los síntomas de las alergias alimentarias. Su mecanismo de acción consiste en bloquear la acción de la histamina, sustancia que causa la reacción. Por lo general, estos son ideales para reducir de forma inmediata la rinitis, la comezón en los ojos y nariz, el lagrimeo, enrojecimiento ocular y facial. Entre los más usados se encuentran:

  • Pastillas y jarabes como la Cetirizina, Loratadina, Difenhidramina, Fexofenadina.
  • Colirios para los ojos tales como: Azelastina, Ketotifeno, Feniramina, entre otros.
  • Aerosoles nasales como la Azelastina y Olopatadina.
  • Lociones con prometazina o dimetindeno.

Todos estos tienen una acción inmediata que ayuda a aliviar los molestos síntomas que causan las alergias. Pueden ser usados de forma directa, para un mayor efecto.

Corticoesteroides

Los corticoesteroides son hormonas producidas por el organismo que se pueden consumir de forma sintética, cuando falla su producción. Estas son empleadas para reducir el proceso inflamatorio causado por una reacción alérgica. Su efecto se extiende hasta los síntomas de la rinitis, congestión, goteo y lagrimeo nasal. Se encuentran disponibles en las siguientes presentaciones:

  • Orales, que de forma lenta reducen la inflamación causada por la alergia.
  • Inyectables como la dexametasona y la betametasona que ayudan en los episodios agudos.
  • Inhalados, tales como la budesonida que ayuda a liberar las vías respiratorias.
  • Tópicos para reducir la dermatitis, ronchas y lesiones en la piel.

Estos medicamentos deben usarse con precaución ya que pueden tener efectos secundarios que compliquen la alergia. Lo recomendable es que se use en conjunto con otro tipo de medicamento para la alergia a los alimentos.

Inyección de epinefrina como medicamento para alergia alimentaria

En casos agudos, la inyección de epinefrina es la opción que puede salvar la vida en caso de una alergia alimentaria severa. En la mayoría de los casos, esta se coloca en la sala de urgencias, pero también puede ser transportada por el paciente que padece la condición. Este medicamento se aplica con un inyector de forma intramuscular para una acción inmediata.

En estos casos, el médico tratante ofrece la información necesaria y la inducción para que el paciente actúe si se presenta una emergencia. También, indica las medidas a adoptar para estar preparado en todo momento.

Otras alternativas de medicamentos para la alergia alimentaria

Existen otras terapias que sirven de medicamento para la alergia alimentaria. Aunque son experimentales, a muchos usuarios les ha resultado de gran ayuda. Entre las más recomendadas por la comunidad médica se encuentran:

Otras alternativas de medicamentos para la alergia alimentaria

Terapia con antiinmunoglobulina E

Esta técnica consiste en la administración de un medicamento, llamado omalizumab, que bloquea la capacidad de acción de la inmunoglobulina E. Lo ideal es que al consumir el alimento alérgeno, el cuerpo no se encuentre en la capacidad de producir las sustancias que lo consideran extraño. Sin embargo, es un medicamento que aún se encuentra bajo observación y estudio.

Inmunoterapia oral

Esta es una técnica actual que consiste en la administración de bajas dosis de alérgenos al paciente que padece la condición. Un ejemplo de ello puede ser un paciente alérgico al maní, a este se le suministra bajas dosis que van aumentando con el tiempo. El objetivo es aumentar el umbral o nivel de tolerancia que lleva a que se desencadene la reacción alérgica.

Por otra parte, aunque no es la cura definitiva a la alergia, se busca que el paciente no desarrolle una reacción tan severa por ingestión accidental del alimento. Las probabilidades de desensibilización de productos como el huevo, la leche y el maní ha tenido efectos en un 70% de los sometidos a estas terapias.

Medicamentos para alergia alimentaria naturales

Al igual que la medicina tradicional busca reducir los síntomas de las alergias alimentarias, la alternativa natural es una excelente ayuda. Algunos investigadores recomiendan:

  • Incrementar el consumo de agua con avena para evitar la inflamación.
  • Consumir alimentos probióticos que incrementa la flora bacteriana que reduce los síntomas gastrointestinales de las alergias alimentarias.
  • Añadir vinagre de manzana a las preparaciones para equilibrar el pH del organismo y regular la respuesta inmune del mismo.

En conclusión, los medicamentos para alergias alimentarias son aquellos que reducen considerablemente los síntomas causados por la afección. Existen distintas técnicas médicas que alivian la condición. En cualquiera de los casos, la vigilancia médica es la clave para mejorar la calidad de vida.

Mas información: