La alergia alimentaria en gatos es una condición poco frecuente, pero que puede aparecer en cualquier momento. Esto se debe a que ciertas proteínas de los alimentos pueden provocar en el animal una reacción de hipersensibilidad acompañado de un proceso inflamatorio severo. Si tienes un felino en casa, descubre cómo tratar la alergia a los alimentos en gatos, así como los métodos disponibles para curarla.

Definición de alergia alimentaria en gatos

La alergia alimentaria en gatos consiste en una reacción del organismo que aparece cuando el sistema inmunológico detecta sustancias y las considera nocivas. Es una medida de defensa errada del cuerpo del animal frente a ciertos alimentos, generalmente las proteínas. Esta condición puede aparecer a cualquier edad, sin embargo, existe una mayor probabilidad hacia los 4 o 5 años de edad.

Definición de alergia alimentaria en gatos

Un aspecto a resaltar de las alergias es que no se deben confundir con intolerancia alimentaria. En las alergias el sistema inmunológico reacciona de forma exagerada provocando señales incomodas. Estas se manifiestan en el sistema respiratorio, digestivo o en la piel del minino. En la intolerancia el sistema inmune no reacciona, esta afección se caracteriza porque el cuerpo no logra digerir alimentos o nutrientes.

Síntomas de la alergia alimentaria en gatos

La alergia en gatos se caracteriza por enviar una serie de señales complejas al organismo. Estas provocan alteraciones digestivas, dermatológicas respiratorias, que pueden complicarse en el minino. Entre los síntomas más comunes se encuentran:

  • Problemas en la piel tales como enrojecimiento, comezón, descamación de la piel, pérdida y opacidad del pelo. Las zonas más comunes son las orejas, parte interior del cuerpo, cuello y patas. Como consecuencia de esta reacción, el gato puede presentar costras, otitis o infección en los oídos.
  • Comezón excesiva que se puede confundir con infección por parásitos. En ocasiones, el animal puede lamerse con tanta frecuencia que provoca descamación de la piel.
  • A nivel respiratorio se le puede observar dificultad para respirar, estornudos o ataques similares al asma. Por lo general, es un síntoma poco común.
  • En el sistema gastrointestinal es posible que experimente diarrea, vomito, dolor abdominal o colitis.

Un factor determinante son los cambios de comportamiento en el animal, llegando a estar muy activos o, por el contrario, muy pasivos. Existe la posibilidad de que se incremente los niveles de agresividad, se esconda, no se muestre sociable y deje de comer. En casos agudos, se han reportado convulsiones.

Diagnóstico y tratamiento de la alergia en gatos

La mejor manera de realizar el diagnóstico de la alergia a los alimentos en gatos es llevándolo al veterinario. Es posible que este reduzca la ingesta de alimentos alérgenos, tales como pescado, huevos, pollo, maíz o soya. La idea es ir determinando cuál es el alimento o sustancia que produce la reacción. El examen físico y algunas pruebas cutáneas son de gran ayuda para comprobar que padece la condición.

Diagnóstico y tratamiento de la alergia alimentaria en gatos

En cuanto al tratamiento, es posible que el veterinario recomiende una dieta baja en sustancias que produzcan alergias. Se pueden emplear las opciones disponibles en el mercado diseñadas para gatos con alergia a los alimentos. Es importante que la comida procesada no contenga preservantes o colorantes. La comida natural contralada baja en sustancias químicas puede ayudar a reducir el malestar.

Prevención de las alergias alimentarias en gatos

Prevenir la alergia alimentaria puede ser todo un desafío. No obstante, los expertos recomiendan lo siguiente:

  • Evitar introducir alimentos alérgenos como el buey, la carne vacuna, leche, huevo o proteína de cerdo. Incluirlas de a poco puede ayudar a determinar si hay algún riesgo.
  • Busca alimentos simples y equilibrados que contengan pocos elementos nocivos para la salud del animal. Los alimentos de fácil digestión y proteínas de alta calidad lo mantienen nutridos sin afectar el sistema digestivo.
  • Opta por alimentos naturales, sin conservantes, aditivos químicos, entre otras sustancias. Esto es una medida de prevención para conservar la salud del animal a pesar de tener alergia alimentaria.
  • Visita al veterinario y solicita medicinas, como los antihistamínicos, para reducir las molestias de la alergia.

En conclusión, la alergia alimentaria en gatos es una afección poco común que afecta el sistema inmunológico del animal. Se puede determinar con síntomas propios de una reacción alérgica, tales como lesiones en la piel o en el sistema respiratorio. Aunque el tratamiento puede ser lento, eliminar los productos que causan alergia pueden ayudarlos a recuperarse.

Mas información: